Tocar la cuerda correcta

Future Maker Diego Flores

Diego Flores nos cuenta cómo utiliza  la tecnología para evitar que la gente trabaje como máquinas y por qué tocar el bajo le enseñó la importacia del trabajo en equipo.

A cargo del centro de operaciones remotas de Siemens Argentina, Diego Flores es un apasionado del uso de la tecnología para liberar a la gente de los aspectos mundanos, repetitivos o desagradables de su trabajo. “Queremos que la gente haga trabajo de gente, no de máquina”, dice. “Estamos utilizando la tecnología para brindarle a la gente tiempo libre para que pueda trabajar en otras actividades, además aliviarles algunas de las tareas repetitivas de sus funciones”.

Mientras supervisa un equipo de diez personas, además de asistir a sus colegas, Diego dedica su día laboral a explorar nuevas maneras de integrar la tecnología de Siemens con el centro de operaciones remotas. “Por el momento, nuestras tecnologías no solo significan que podemos operar las plantas de forma remota”, explica, “sino que también podemos automatizar ciertas tareas”.

 

Con sede en Buenos Aires, el equipo de Diego administra las operaciones remotas de cuatro plantas de generación diferentes. Bajo la definición técnica de infraestructura, los especialistas, de grandes capacidades, mantienen y operan las plantas desde un nodo centralizado. “Cuando la red nacional nos solicita que actuemos para generar más energía, todo se hace de manera remota”, explica.

 

La supervisión de otros ingenieros significa tener que comprender y tener empatía. En trabajos anteriores, a menudo Diego se encontró actuando solo, por lo que no siempre tuvo la oportunidad de desarrollar las capacidades necesarias para supervisar y asistir a otros. Dice que eso lo aprendió tocando el bajo. “Me mudé a otra ciudad, estando en otro trabajo, y ahí no conocía a nadie. Así que pensé que tocar en bandas de música me ayudaría a conocer gente. En realidad, lo que terminó sucediendo fue que me enseñó a estar abierto a cosas nuevas, ser flexible y mezclarme con otra gente”.

“Cada tarea que hacemos tiene que ver con hacer que los proyectos sean más interesantes y dinámicos, permitiendo que la gente sea más creativa”.

Desde que ingresó a la empresa, Diego ha adquirido fortalezas constantemente. Un tema central de su función actual son las comunicaciones. Al fin y al cabo, las operaciones remotas solo pueden existir si hay una conexión fuerte y estable entre la planta y la sala de control. “Cuando comencé, era supervisor de dos de las plantas, pero a medida que esto comenzó a crecer, mis antecedentes de infraestructura de redes y comunicaciones jugaron un papel incluso más importante”.

 

Ahora, encargado de utilizar la innovación para agregar valor adicional al centro de operaciones remotas, Diego está utilizando tecnología de punta para ayudar a los demás. No solo en cuanto a cómo trabajan juntos sino también en su propia experiencia de aprendizaje. “Cada tarea que hacemos tiene que ver con hacer que los proyectos sean más interesantes y dinámicos, permitiendo que la gente sea más creativa y adquiera más experiencia, liberándola de los aspectos aburridos de su trabajo”.

De los satélites del espacio a Siemens

Después de finalizar sus estudios en ingeniería electrónica y comunicaciones en la universidad técnica más importante de Buenos Aires, el primer trabajo de Diego involucró el trabajo con satélites en el sector público. Luego, en 2011, cuando Argentina empezó a migrar de la televisión analógica a la digital, se puso a trabajar en el desarrollo de esta última. Comenzando con transmisiones y estaciones de transmisión, Diego y su equipo utilizaban los satélites para modificar las señales que recibían los receptores en los hogares.

 

Después de un tiempo trabajando en diversos lugares, volvió a la ciudad costera de Punta Alta. Su amor por la ciencia y la innovación se ha visto muy influenciado por su ciudad natal, que tiene un papel inesperado en la teoría de la evolución. Charles Darwin la exploró camino a las Islas Galápagos. “Cuando llegó Darwin, se paró en una de las muchas dunas que hay aquí y dijo ‘esta es una punta alta’, y así se la ha conocido desde entonces”.

 

Fue en Punta Alta donde comenzó a centrarse en las operaciones, en lugar de en el desarrollo, y fue trabajando en varias plantas de generación de energía que conoció a alguien de Siemens, y volvió a Buenos Aires, su traslado más reciente.

Diego Flores vive en Buenos Aires, donde sigue tocando el bajo cuando puede. Averigua más sobre el trabajo en Siemens.

Diego es uno de los muchos talentos que trabajan con nosotros para hacer realidad lo que importa.