Integración de la división de energía

El acceso a la electricidad puede crear o aplastar las aspiraciones de las personas, incluso de naciones. Esto es lo que divide a los países desarrollados y en vías de desarrollo, con alrededor de 850 millones de personas que aún viven sin electricidad. Estamos trabajando para llenar ese vacío.
La Transición Energética

Disponibilidad de electricidad confiable y asequible para todos

En el último siglo, más personas han llegado a disfrutar de electricidad confiable y accesible. A menos que esté entre los 850 millones de personas que se han quedado atrás, según la Agencia Internacional de Energía. Y no son solo personas; son escuelas, hospitales, empresas, ciudades y sectores que no pueden prosperar sin acceso a la electricidad.

De hecho, la vida cotidiana puede ser una gran batalla. Imagínese lidiar con ambientes extremos donde la calefacción o la refrigeración no son accesibles. Imagine que no puede cocinar una comida caliente u operar equipos modernos de hospital que pueden salvar vidas. Imagine no tener acceso a Internet y las innumerables posibilidades que ofrece. La lista simplemente sigue y sigue.

 

Creemos que el acceso a la electricidad es una necesidad humana básica. Se trata de la columna vertebral del desarrollo económico y social. La demanda de electricidad continúa aumentando y el mundo necesita un suministro de energía sostenible, accesible y confiable. Es por eso por lo que apoyamos y estamos impulsando una transición energética estable hacia sistemas de energía más sostenibles y ecológicos.

 

Las empresas mundiales tienen un importante papel que desempeñar, pero los encargados de la formulación de políticas deben tomar la iniciativa y establecer el marco adecuado para promover la innovación y la inversión para un futuro energético sostenible. La verdadera sostenibilidad equilibra tres factores al mismo tiempo: economía; medio ambiente; y sociedad.

Según la Agencia Internacional de Energía (IEA), la participación de las energías renovables en la generación mundial de electricidad aumentó al 26% en 2018. Pero el hecho es que la realidad del sistema energético actual todavía depende de combustibles fósiles. Todavía se necesita carbón, gas y petróleo, así como reacciones nucleares, para satisfacer las necesidades globales de generación de energía.

 

Se está progresando mucho, pero la transformación necesaria de la infraestructura existente lleva tiempo. El camino para lidiar con la transición energética será diferente para cada país y su sistema energético individual, dependiendo de las circunstancias, recursos y necesidades.

No existe una solución rápida

El cambio climático es real. Entendemos que se debe lograr una descarbonización profunda para enfrentar este desafío. La respuesta colectiva ha sido un llamado a la expansión e integración de las energías renovables, y esto es ciertamente fundamental. Aun así, no son una respuesta completa para satisfacer la demanda mundial de energía.

 

Aunque su presencia está aumentando y son una parte importante del mix energético futuro, las energías renovables también son de naturaleza intermitente y no siempre proporcionan un suministro de energía ininterrumpido. En un futuro cercano, vemos combustibles fósiles y renovables trabajando lado a lado.

 

Si abandonamos los sistemas existentes antes de que estén listos y en funcionamiento suficientes reemplazos, la gente no tendrá acceso a una electricidad confiable y accesible. Este es un desafío complejo que no se puede superar a través de acciones individuales.

 

Siemens está totalmente comprometida a contribuir a la descarbonización en todos los sectores.

El mundo vs. cambios climáticos: Christoph Frei, sobre el estado de la Gran Transición Energética

Como Secretario General del Consejo Mundial de Energía, Christoph Frei pasó una década estableciendo la agenda energética mundial. Lea la serie, dividida en tres partes, en la que Frei analiza la situación actual y cuáles son los principales desafíos.

Lee la historia

La transición estable hacia un futuro neutro en carbono

Necesitamos centrar nuestra atención y nuestros esfuerzos colectivos en todas las formas en que podemos lograr nuestro objetivo de descarbonización, equilibrando la necesidad de seguridad energética y accesibilidad para los consumidores. Todos nosotros - industria, políticos e individuos - necesitamos tomar medidas colectivas para acelerar esta transición.

A corto plazo, la tecnología más eficiente y moderna se puede instalar en la infraestructura energética que se basa en los activos existentes, tanto en términos de valor como de reducción de emisiones durante el uso. Aunque algunas soluciones requieren programas más largos, de tres a cinco años, que requerirán inversiones y recursos adicionales, existen otras que podemos implementar hoy. Pequeñas turbinas de gas transportables y listas para usar pueden sustituir a los generadores diesel menos eficientes, normalmente implementados en terrenos difíciles. Incluso hay instalaciones flotantes para ciudades costeras. Las turbinas de gas y vapor pueden actualizarse, optimizarse en operación o intercambiarse, manteniendo y actualizando gran parte de la infraestructura existente.

 

Las soluciones híbridas son el siguiente paso en esta evolución. Estas soluciones integran diferentes tecnologías, como la energía a gas combinada con baterías o energía solar, en una sola instalación. Esto proporciona varios beneficios, ofreciendo soluciones confiables y flexibles, optimizadas para eliminar el desperdicio de cualquier energía que pueda mantenerse en el sistema.

 

La industria del petróleo y el gas no está, y no debe ser, excluida de este esfuerzo de descarbonización. Tenemos acceso a tecnologías innovadoras para implementar nuevos sistemas y actualizar la significativa base instalada del sector. Debemos usarlos. Con tecnologías para aumentar la electrificación, la automatización y la digitalización, podemos descarbonizar significativamente el petróleo y el gas.

La nueva tecnología es un poderoso aliado: necesitamos usarla para ayudar a descarbonizar la infraestructura energética existente.

Finalmente, el objetivo es aplicar energía renovable neutra en CO2 a todo el sistema energético, implementándolo de la manera más eficiente e integrada posible. Como nuestro propósito es aumentar la proporción de energía renovable, el objetivo es aplicarla en todos los sectores de energía: energía eléctrica, calefacción, movilidad, construcción y otros.

 

La convergencia de sectores está trayendo nuevas formas de enfrentar el desafío del cambio climático, asegurando una electricidad accesible y confiable. El auge de los Sistemas de Energía Distribuida (DES) está impulsando la descentralización de la red de energía y permitiendo una integración más rápida de las energías renovables. Están especialmente diseñados para generar, almacenar y distribuir energía renovable. Las infraestructuras inteligentes conectan todas las partes del ecosistema; los consumidores proactivos pueden proporcionar de manera flexible capacidades de carga, o incluso de almacenamiento. El almacenamiento inteligente de energía, como baterías para unidades domésticas e industriales, así como la infraestructura de carga eMobility, son buenos ejemplos. Pero también funciona con la tecnología Power-to-Heat (electricidad para calor); el agua caliente es un medio que almacena muy bien la energía. Al integrar los sectores energéticos de esta manera, las fluctuaciones en la energía eólica y fotovoltaica se compensan utilizando su propio excedente de electricidad.

 

El segundo gran elemento para la descarbonización de todos los sectores energéticos es el hidrógeno o combustibles sintéticos. La conversión de excedentes eléctricos por electrólisis, hidrógeno y combustibles sintéticos se puede utilizar para almacenar energía a gran escala y aplicar ampliamente energías renovables en movilidad, calefacción y agricultura. La reutilización de esta energía para generar energía en turbinas de gas también hace un uso inteligente de la infraestructura existente.

 

La tecnología de electrolizadores aún no se ha explorado por completo. Tendremos que ver un progreso en esta tecnología similar a lo que vimos en la industria solar, pero esto está fuertemente relacionado con la investigación y el desarrollo en aplicaciones de hidrógeno. Con nuestro proyecto de investigación más reciente en Leuna, Alemania, apuntamos a una instalación de electrólisis de 100 MW, llevándola a una nueva escala industrial.

 

Cambiar los sistemas de energía no es una cuestión simple. Es un proceso complejo y a largo plazo, que requerirá esfuerzos importantes y combinados por parte de gobiernos, empresas y miembros de la sociedad civil.

Nuestro Portafolio

Tecnologías para ayudar a impulsar la transición energética.